A mi que me quiten lo bailao


En Cuba tenemos un dicho muy común: a mi que me quiten lo bailao'. Con eso queremos decir que lo que ya vivimos, lo que ya disfrutamos, nadie no los puede quitar, es nuestro. Esos buenos momentos van a estar ahí, no importa qué pase, no importa cuánto cambie. Yo creo que ese dicho debería convertirse en una filosofía de vida.

Pasamos una gran parte de nuestro tiempo arrepintiéndonos, lamentándonos, tratando de cambiar las cosas. Lo hecho, hecho está. Piensa por qué lo hiciste… Seguro tuviste una buena razón. Si no, ya aprendiste tu lección para la próxima. Pero no pases días y noches pensando qué pudiste haber hecho diferente. No vale la pena. Cada segundo que pierdes en eso lo podrías estar utilizando en planear cosas interesantes para el futuro, en vivir cada minuto, en seguir teniendo anécdotas e historias que nadie te pueda quitar.

La vida es una sola. Vívela a cada segundo. Disfruta cada instante. Haz algo espontáneo. Sé tú mismo. Olvídate del qué pensarán y del qué dirán. Tú, sigue bailando. Sigue disfrutando.

Por Patricia Rivero.
Nombre :

Correo electrónico :

Comentarios :